enero 30, 2018

[Mensaje | Recomendado ] El Buen Pastor - Rv. William Marrion Branham [Español]



El Buen Pastor

Rv. William Marrion Branham
Español | Traducido del Inglés
 -
 dd/mm/AA
Audio: No Dispon.
Versión: No Dispon.
Páginas: -
Tipo: Web

Leer On-Line


A+A-

Clic acá para leer en Linea

El Buen Pastor

Predicado por William Marrion Branham

"Volvióles, pares, Jesús a decir: De cierto, de cier­to os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.
Todos los que antes de Mi vinieron, ladrones son y robadores; mas no Los oyeron las ovejas.
Yo soy la puerta: el que por Mi entrare, será sal­vo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
El ladrón no viene sino para hurtar, y matar, y destruir: yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas.
Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve al lobo que viene, y deja las ovejas, y huye, y el lobo las arrebata, y esparce las ovejas.
Así que, el asalariado, huye, porque es asalaria­do, y no tiene cuidado de las ovejas.
Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.
(Juan. 10:7‑14)

2       El Señor Jesucristo es la persona más grande del cual podríamos hablar, y pensar. Yo sólo amo el hablar y hacer alarde de El, porque es digno de todas las cosas buenas que alguien dijera. Nunca he encontrado palabras que pudieran expresar mi gratitud hacia El, por todo lo que ha hecho por mí y por otros.
3       Ahora, quiero que piense usted acerca de El, como El Buen Pastor de las ovejas. Usted sabe, cómo aprendemos tantas co­sas de ese animalito que es la oveja, deberíamos verlas y obser­var sus acciones. Una oveja es un animal de sacrificio, pequeña, inocente, que es totalmente impotente cuando está perdida.
4       Yo creo que es la causa que Jesús nos comparó con ovejas es que ellas no pueden caminar por si mismas, tienen que depender de alguien más para que las dirija: no pueden guiarse una a otra. No pueden hacerlo.
5       Eso me enseña una cosa: que si somos ovejas con la herencia del Señor, entonces no podemos guiarnos uno al otro. Somos impotentes y tenemos que depender del gran Pastor de ovejas. El Señor Jesús.
6       Una vez, observé en una casa de matanza cómo sacrificaban las ovejas. Cuando quieren que las ovejas salgan del corral y vayan al sacrificio donde son matadas, usan una cabra para que las dirija. Siguen a la cabra a donde es la matanza. Y entonces la cabra brinca a un lado y deja que la oveja vaya directamente a la muerte. Esa es la naturaleza de la cabra.
7       Si un hombre no conoce a sus ovejas es muy difícil de diferenciar el balido de una cabra y el de una oveja. Son muy parecidos, pero la naturaleza de ellas prueba lo que son. Así es con los cristianos que profesan serlo, y con los cristianos reales. La cabra representa al mundo.
8       Ellas le dirigen directo al camino equivocado, a su separación eterna de Dios. Ellas le dirigirán a problemas. Así que si somos ovejas, será mejor que veamos qué clase de pastor estamos siguiendo.
9       Aquí está otra cosa que podríamos aprender de las ovejas. ¿Ha observado usted a las ovejas?. Cuando el calor está muy fuerte, ellas no se separan a sí mismas, ni están en un lugar unas, y otras en otro lugar. Pero al calor del día todas las ovejas se paran juntas. ¿Sabe usted lo que están haciendo?. Ellas están haciéndose sombra la una a la otra. Ellas están teniendo com­pañerismo. ¿No sería bueno que todas las ovejas de Dios se pa­raran juntas cuando está el calor?. Cuando las pruebas son difí­ciles y el calor está encendido, si todas las ovejas de Dios se jun­taran tendríamos la frescura de la sombra del uno al otro. Ha­bría comodidad al recargarse uno al otro.
10     Alguien pudiera decir. ¿Es necesario, Hno. Branham?. Ciertamente que lo es. No hay nada como tener un buen amigo en el cual se pueda confiar, una persona salva por Dios, en quien podamos tener confianza. Es muy bueno, cuando las pruebas se levantan y está el calor, el tener un amigo y platicar de eso en confianza personal y orar juntos.
11     Yo he notado otra cosa acerca de las ovejas en el campo. Cuando viene una ventisca todas las ovejas vienen y se agrupan para ayudarse una a la otra, para calentarse. Así que cuando la iglesia se torna muy fría e indiferente, las ovejas de Dios, la gente de Dios, debería agruparse y orar el uno par el otro. Oh, el calor de un buen compañerismo cristiano significa mucho.
12     En el Salmo primero David escribió: "Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado: an­tes en la ley de Jehová está su delicia, y en Su ley medita de día y de noche. Y será como el árbol que es plantado junta a arro­yos de aguas, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae, y todo lo que hace prosperará. (Salmos 1 :1‑3).
13     Si estuviéramos saliendo a un día de campo, especialmente en un día caluroso de verano, tendríamos que necesitar alguna sombra. Ahora, si hubiera solamente un arbolito que hubiese sido plantado el año pasado, no tendríamos confianza en con­seguir mucha sombra de él. Iríamos a un viejo roble grande y firme que ha resistido las pruebas y tentaciones de muchos vien­tos, de los días tormentosos. El meneo de sus ramas de un lado a otro, ha causado que sus raíces vayan más profundas en la tierra, y podemos estar bien seguros que El proveerá la sombra que se necesita.
14     Así me gusta ir a un santo, salvo por Dios, que ha soportado las tormentas, y sus raíces están aún sosteniéndose profundas en el amor de Dios. ¡Si señor!. significa tanto tener una persona así y tener un tiempo de compañe­rismo.
15     "Volvióles, pues Jesús a decir: “De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas". Yo siempre me preguntaba có­mo El podía ser una puerta y aún ser hombre. Eso a mi me intrigaba, pero cuando fui al Medio Oriente, encontré lo que la Escritura significaba. El  pastor trae sus ovejas en la noche. y las cuenta, para ver si todas están adentro. Si falta una, él no se acuesta hasta que encuentra a esa oveja. La pone sobre sus hombros y la trae adentro. Entonces, cuando todas están en el redil, el pastor mismo se pone en la entrada del redil. El es la puerta. No hay otra forma de entrar. Nada puede atrapar a esas ovejas a menos que cruce sobre el pastor. Qué cosa tan hermosa saber que cuando somos llevados a Su bendito cui­dado, El se convierte en la puerta. No hay nada que nos pueda pasar, no importa lo que sea, a menos que él Pastor lo permita. Si es enfermedad pudiera ser para su corrección o como un testimonio en contra del enemigo. Pudiera ser para la exaltación del Nombre de Cristo. Pero nada puede venir a usted a menos que El permita que eso venga. El es la puerta del redil.
16     "Todos Los que antes de mi vinieron, ladrones son y roba­dores". Todos aquellos que han venido y han tratado de lle­varle a usted fuera de Su redil, son robadores malos. Pero ellos no pueden atraparlo. A mi, me gusta decir eso. Nada puede mo­lestarlo si está en el redil de Dios, porque El es la puerta, y no hay otro camino para entrar. Todo tiene que ser permitido por El.
17     Algunas veces usted pudiera decir: "¿Por qué me enfer­mo?". Pudiera ser para Su gloria. Un día estaba pasando un hombre ciego, y los discípulos le preguntaron: "Maestro: ¿Quién pecó: éste, o sus padres, para que haya nacido cie­go?". Y Jesús les respondió: "No es que pecó éste, ni sus pa­dres, si no para que las obras de Dios se manifiesten en él". (Juan. 9:1‑3). En su juventud debió  haber sido difícil para ese hombre entender porqué nació ciego. Sabía muy poco entonces que eso era para hacer un testimonio del Señor Je­sús. Dios hace cosas como esas.
18     Cuando el dueño de las ovejas necesita un pastor, él busca y contrata al mejor que pueda hallar. Porque ama a sus ove­jas. El pastor debe ser entrenado especialmente para saber cómo cuidar las ovejas. El debe conocer la clase de comida correcta para que ellas coman, por una razón, porque hay mucha comida que es dañina para las ovejas.
19     Yo estoy contento que Dios es suficientemente inteligente para conseguir la clase correcta de pastor para Sus ovejas: El Señor Jesús sabe lo que las ovejas necesitan de comida. ¿Sabe usted lo que es la comida de ovejas?. Es la Palabra de Dios. "No sólo de pan vivirá el hombre –pudiera yo cambiar eso un poquito–, las ovejas no vivirán únicamente por pan, sino por cada Palabra que sale de la boca de Dios". ( Mateo. 4:4).
20     Las ovejas de Dios son alimentadas por la Palabra de Dios. El Espíritu Santo en usted que lo hizo  oveja, lo ali­menta solamente en la Palabra. Otra cosa es que si les da algo fuera de la Palabra lo pondrán a un lado, a menos que estén muy hambrientas por comida genuina, que es la Palabra de Dios. Usted no puede culpar a las ovejas por comer basura, si no se les da comida de ovejas.
21     En el sentido natural, si algo sucede al pastor, que no pueda él ya más cuidar las ovejas, es tiempo que el dueño tenga que contratar de nuevo a alguien para cuidarlas. El pastor debe ser amable, y debe tener cierto tipo de voz. Jesús dijo: "Mis ovejas oyen Mi Voz...". ( Juan. 10:27). En otras palabras: “Mis ovejas, oyen Mis Palabras, a cualquier otra cosa no seguirán”.
22     "Jesús dijo: que el verdadero pastor da su vida por Sus ovejas. El asalariado correrá y dejará a sus ovejas". Estoy tan contento que Jesús nuestro Pastor, dijo estas palabras: "He aquí, Yo estoy con vosotros todos Los días, hasta el fin del mundo". (Mateo. 28:20).
23     Así como Dios tiene un rebaño, también tiene un pastor para guiar a ese rebaño. Cuán felices deberíamos de ser que somos el rebaño de Dios. ¿Por cuánto tiempo será esto?: "Aún un poquito, y el mundo no me verá más, Pero vosotros me veréis: porque yo vivo, vosotros también viviréis". (Juan. 14: 19). El Pastor de Dios ha prometido estar con nosotros, dirigir­nos, alimentarnos, guiamos, pastorearnos hasta el fin del mun­do.
24     Nuestro Pastor no es como Los pastores terrenos, Los cuales pueden ser reemplazados. Nuestro Pastor, el gran Pastor del rebaño puso Su vida por nosotros. "No vino para ser servido, sino para servir, y dar Su vida en rescate de muchos". El es el líder constante, perpetuo, y alimentador de las ovejas, hasta que Su cuerpo corporal venga de la Gloria y se siente en el tro­no de David con todas las ovejas alrededor de El. Oh, bendito sea el Nombre del Señor. Estoy tan contento por eso. El gran Pastor del rebaño dio Su vida por nosotros, ovejas indignas.
25     Usted pudo haber leído la historia de un pastor que quebró la patita de una oveja. Se le preguntó a ese pastor: "¿Se quebró la oveja su patita al caer de la montaña?. El pastor contestó: “No". "¿Qué fue lo que sucedió?". Entonces contestó al extraño. "Yo rompí la patita". Fue la respuesta. "¿Por qué le rompió su pierna?". "¿Es usted un pastor cruel?". Dijo el pastor: "No, yo amo las ovejas, pero la oveja se alejó de mí, y se mantuvo distraída: pero como conozco su na­turaleza yo sabía que si ella se alejaba muy lejos, el lobo la agarraría. Así que tuve, que romper la pierna de la oveja para mantenerla conmigo, para acercarla a mi pecho. Yo le daré una comida especial, y seré tan amable con ella,  pa­ra que cuando se alivie, nunca mas me deje".
26     Algunas veces Dios nos permite la enfermedad, desastres y aflic­ción para que pueda tomarnos en Su pecho, y nos dé un toquecito divino de Su poder de resurrección, para pro­bar que aún es el Señor Jesús. Alguien quien ha sido sanado por Dios sabe de la bondad de Dios. El no quiere alejarse. Santia­go dijo: "Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo le­vantará; y si estuviere en pecado, le serán perdonados". (Santiago. 5:15)
27     Madre, usted puede haberse preguntado cuando ese niñito fue atacado por la muerte en sus brazos. Hay una historia de esto, referente a las ovejas que tiene que ver con esto. Un artista cuyo nombre no conozco, pintó un cuadro del Señor Jesús como un pastor. El estaba sosteniendo un corderito en Sus brazos y la madre oveja lo estaba mirando muy cerca junto a El. Una vez el pintor había conocido a un pastor que cargaba a una oveja de esa manera, y le preguntó que por qué estaba cargándola así.
28     El le contestó: "No hay nada malo con el corderito; el mal está en su madre, ella llegó al grado de ya no escucharme. Así que yo sólo recogí a su corderito, y así ella me busca todo el día".
29     Algunas veces Dios tiene que hacer eso también. Esas pobres madres perdidas quienes se van a las fiestas de “ Bebidas” y demás, y que no cuidan de sus pequeños correctamente. Jesús algunas veces tuviera que llevarse a esa ovejita para conseguir que la madre lo mirara a El. Entonces si no hicieran  ellos eso, el lobo se las comería. Oh, podemos aprender mucho de las ovejas.
30     Hace un tiempo en Colorado a donde voy a cazar, noté esto:  había algunas ovejas pastando sobre el lado del cual llamamos “Montaña de las ovejas”. Esos pastores, algunos de ellos jóvenes con barbas largas estaban con su ganado día y noche. Los pastores estaban cuidando sus ovejas la noche en que Jesús nació. Un Cordero nació ahí en el pesebre, y los pastores fueron a cono­cerle. Usted sabe lo que quiero decir.
31     Algunos de ustedes, quienes hayan cuidado ovejas saben que cuando las madres ovejas están dando a luz necesitan aten­ción especial. El pastor toma su bolsa de campo y se acuesta en­tre ellas cuando está pariendo los corderitos.
32     ¿Qué que aprendemos de eso'?. Cuando nosotros es­tamos teniendo un avivamiento antiguo y los corderos están naciendo cada cuantos minutos, El Pastor está en medio de Su rebaño, vigilando que esos pequeñitos vengan al Reino de Dios. Y estoy contento que El está en Su puesto de día y noche. El dijo: "Nunca te dejaré ni te desampararé",  y también: "Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo".
33     No importa donde quiera que esté: "Porque el mismo, Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo: y los muertos en Cristo resucitarán prime­ro, Luego nosotros, los que vivamos, los que quedamos, junta­mente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor". (Iª Tes. 4: 16‑17).
34     El sepulturero lo entierra,  pone la tierra sobre usted; él nunca podría esconder a una oveja de su Pas­tor. El sabe exactamente dónde está usted, y algún glorioso día El llamará y Sus ovejas responderán. Oh, ¡Qué maravilloso!, las ovejas conocen Su voz y a un extraño no seguirán. (Juan. 10:5).
35     ¿Por qué debe el pastor estar en su puesto todo el tiem­po?. El debe estar seguro de que ninguna de sus ovejas se pierda. Si el pastor pierde una oveja es un reproche sobre él. El Jefe Pastor no perderá Sus ovejas. El las vigila para que Su Palabra se cumpla: “De cierto, de cierto os digo: El que oye Mi Palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida Eterna: y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida". (Juan. 5:24). "Todo lo que el Padre me ha dada vendrá a Mí: y al que a Mí viene no le echo fuera. Porque he descendido del cielo no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y ésta es la voluntad del Padre, que me envió: que todo lo que me diere, no pierda nada de ello, sino que lo resucitaré en el día pos­trero".
36     El gran Pastor probó que nada podía alejar a Sus ovejas de El. Y Lázaro fue una de ellas. El estaba en el fondo del abismo, una tumba. Su cuerpo estaba corrupto, Los gusanos es­taban comiéndolo, pero el Jefe, el Pastor vino a la tumba cuando él tenía cuatro días de  estar muerto. El conocía a la oveja por su nombre, el Pastor habló y la corrupción lo reconoció, cuando el Pastor de Vida habló el nombre de Su oveja, Su ove­ja soltó un balido y dijo: "Aquí vengo”. Oh, El es un maravi­lloso Pastor.
37     Deje que El lo alimente, El lo alimentará en la Palabra. El Espíritu Santo vive por la Palabra de Dios. Ese gran Pastor del rebaño no podía perder ni uno, sería una desgracia. Usted dice: "Hno. Branham, ¿usted quiere decir eso?". Eso es lo que la Bi­blia dice. Dios le dijo a Israel allá en Egipto que El les había da­do una tierra. Moisés es un tipo del gran Pastor. Cuando vinieron hacia la muerte en el mar rojo y las pruebas estaban viviendo, Dios, hizo un camino. Moisés el pastor guió a cada oveja genuina a través del mar. El nunca perdió a ninguno de ellos... "Tampoco ellos tuvieron hambre así como viajaban en el desierto. y nues­tros vestidos no se han envejecido sobre nosotros".
38     Ciertamente esos que le seguían nunca se perderían. Verda­deramente, había una multitud mixta de esos que cayeron en el desierto. Cuando de los diez espías, ocho vinieron y dije­ron que no podían tomar la tierra. Estaban mirando los obs­táculos a las circunstancias. Pero había dos ovejitas llamadas Josué y Caleb, que estaban balando al máximo de sus vo­ces, que Dios lo había dicho y que podían lograrlo. Ellos iban siguiendo al Pastor, alimentándose de Su Palabra.
39     Una vez iba con un amigo mío en un Jeep en otro país, e íbamos a través de una calle de una ciudad, cuando de repente un oficial de tránsito sonó su silbato y todos los carros pararon. Pensé que el mayor o alguien muy especial estaba viniendo. Le pregunté al hombre: "¿Qué acontece?".
40     El me dijo: "Párese sobre el asiento del jeep y usted verá". Y venia un pastor a través de la ciudad con su rebaño. Y todos le daban paso, déjeme decirle, Hno. era una gran escena. Yo pensa­ba como es que el grupo de creyentes llenos del Espíritu Santo. des­preciados y que han sido rechazados en los callejones y demás lugares. Pero uno de estos días cuando el gran Pastor venga al mundo, se harán a un lado para darle paso, mientras el gran Pastor dirige Sus ovejas a través de las calles Palestinas.
41     Durante el tiempo cuando el Rey Jorge vino a Canadá yo estaba ahí con un amigo y estábamos parados en una esquina para ve pasar al Rey y la Reina. Fue el Rey Jorge quien tenía enfermedad del estómago, y múltiples enfermedades, y que pidió que yo orara por él. El Señor le sanó de eso. Y junto con él venía la Reina tan hermosa a su lado en su vestimenta azul tan preciosa. Así como pasaron por nuestra esquina, este ami­go Canadiense inclinó su cabeza y comenzó a llorar así como ponía sus manos en su cara. Lo vi, y le dije: "¿Qué es lo que está mal?". El dijo: "Allí va mi Rey, mi corazón salta, así como ellos tocan, ‘Dios salve al Rey’".
42     Yo pensé, ¿Si un hombre viviendo bajo la bandera de la coro­na Británica, puede sentir eso cuando su Rey terreno pasa, qué será cuando nuestro Rey de Reyes venga cabalgando uno de estos días con Su hermosa Novia vestida y preparada?”. A pesar que El tenga huellas de clavos marcados en Sus manos, El se parará como un Rey, Rey de reyes, y Señor de señores. Yo quie­ro ver ese día.
43     Hace un tiempo el Hno. Jack Moore, Young Brown y yo veníamos de la presa Roosevelt, habíamos estado teniendo compañerismo, y visitamos la naturaleza allí. Comenzamos a cantar cuando veníamos en las colinas de esos desiertos, cantábamos lo mejor que podíamos los viejos cantos de redención inspirados por la sangre.
44     Yo dije: "Hno. Moore, puedo imaginarme el día cuando Jesús venga y todos Los redimidos de todas las edades se paren sobre la faz de la tierra. Los santos contarán la historia, salvos por Gracia, y cantarán Los cantos de redención. Los ángeles esta­rán fuera de la tierra con sus cabezas inclinadas no sabiendo de qué estamos hablando. Ellos nunca necesitaron redención. Nosotros fuimos los que estábamos perdidos. Nosotros somos los que El redimió, ellos son Sus seres creados, pero nosotros somos hijos e hijas de Dios que estábamos perdidos, pero ahora somos salvos. ¡Qué día será!.
45     Pensemos otra vez en ese pastor. Yo lo vi mientras venia en la calle, y las calles en Palestina y en el Medio Oriente no tienen grandes aparadores para guardar la comida adentro. Ellos la tienen allí afuera. Mientras el pastor venía por uno de esos lugares, pensé que de seguro tendría problemas allí. La cosa rara fue que el pastor pasó entre esos puestos de frutas y verduras que de seguro a ellas les gustaría. Parecía que las ovejas brincarían de lado a lado tras eso, pero no, ellas siguieron a su pastor tan cerca que nunca voltearon a la derecha o a la izquier­da. Ellas caminaron a través de toda tentación siguiendo a su pastor.
46     Yo pensé: "Oh, Dios, una verdadera oveja nacida en el redil, pasará a través de cada tentación, siguiendo a su pastor". “Mis ovejas oyen Mi voz..." (Juan. 10:27). Yo noté una oca­si6n a un cordero balar y a una cuidadora mimarlo un poco, o cui­darlo. Nosotros necesitamos hoy en este día más cuidado a la antigua para con nuestros hijos. Cuando ellos hacen algo equivocado.
47     Yo noté que ese pastor se paró a un lado y entonces pro­siguió caminando. Cada oveja le siguió yendo exactamente en los mismos pasos. Ellas le siguieron una tras otra. Oh, Hno. no es una oveja la que se sale de orden, pero es la cabra la que se saldrá a un lado para la tentación. No es una oveja la que sal­drá, y agarrará una pera o cualquier cosa que pueda agarrar, más bien es una cabra la que hará eso.
48     Antes de abandonar aquel país estuve mirando a un hombre que pastoreaba un gran número de animales. Noté que allí había mulas, ganado, chivas y ovejas. Yo le dije al hombre que estaba conmigo: "¿Qué cree usted que es ese hombre?". "El es un pastor"
49     "Oh, ¿un pastor? “¿Un pastor no es solamente para ovejas entonces?" dije yo El dijo: "No, un pastor quiere decir un alimentador".
50     Le dije: "las ovejas, las chivas, las mulas y los de­más están comiendo del mismo pasto".
51     El dijo: “Sí, eso es cierto, pero la forma de decir que es lo que le pertenece, es cuando viene la noche. El pastor hace un llamado y cada oveja en el campo vendrá a él. El toma esas ove­jas y las mete al corral y se acuesta en la puerta. Ahora, las mu­las, el ganado y las chivas se quedarán en el campo".
52     Le dije: "Perdone Hno., quiero hablar una palabra a Mi Pas­tor ahora mismo".
53     No me importa ser un gran Teólogo, o tener algún título o grado, o ser una gran persona. Todo lo que yo deseo es ser una oveja humilde. Cuando la noche comience yo quiero que me lla­me adentro. Puede haber mulas, cabras y demás comiendo la misma comida, pero un pastor mete únicamente su rebaño en el tiempo de la tarde.
54     Hermano, si usted está personificando el cristianismo, si us­ted tiene el espíritu como la mula, o el espíritu de cabra, que brincotea en el mundo, usted no conocerá la voz del pastor cuando venga la noche. ¿Por qué no se identifica con El ahora mismo, y sabe lo que significa ser una Oveja?.
55     La lluvia cae sobre el justo y el injusto, (Mateo. 5 :45). La ciza­ña se regocija cuando el agua cae del cielo de igual manera como el algodón y también su jardín.
56     Pero en el tiempo del fin, ¿Qué es lo que sucede?. El envía Sus ángeles y junta todos los abrojos, todas las cizañas y las cosas vanas, y las arroja al fuego. ¿Qué sucede con el trigo y el grano?. Es llevado al granero. (Mateo. 13:36‑43). Mulas, asnos, ca­mellos y todos los otros animales que pastan sobre el terreno, comen la misma clase de comida. Pero son solamente las ovejas que son llamadas cuando el sol se pone. Hermano y Herma­na, ¿Es usted una de las ovejas de Dios?.

El Buen Pastor

Este mensaje es una predicación directa del Hno. William Marrion Branham y fue grabada inicialmente en cinta con la voz del Profeta de esta Edad, y de allí traducida al español por Fondo para Alcance Misionero, lo más fiel posible a la cinta original, y apegándose lo mejor posible a nuestro idioma, y a la forma de expresarse del Mensajero. Cualquier error en la impresión no es intencional. Esta obra de traducción es sólo para ayudar a que el Mensaje de este día final sea traducido e impreso lo más posible, y llegue a la simiente predestinada.
Estos Mensajes están siendo impresos gracias a los esfuerzos de algunos creyentes de este Mensaje.






El León de Juda Rugiendo tiene como misión principal compartir la palabra de Dios vindicada para este tiempo, los mensajes obtenidos pueden ser consultados y verificados con los respectivos PDF's, si se desea obtener más información respecto al material expuesto en este sitio web del Rv. William Marrion Branham, puede acceder a branham.org para más información.

Información

Todos los derechos reservados de El León de Judá Rugiendo, este sitio web no contiene material ilegal, no infringe ningún derecho de autor. Nuestra premisa esta centrada en San Marcos 16:15-18, además se basa en el libre acceso de la información y el deber de compartir tanto material como información edificante para el alma. El material que posee el sitio Web, es permitido para compartir en ningún momento ha sido alterado, nuestra principal misión es difundir la palabra del Rv. William Marrion Branham.

Días On-line
Publicaciones
Comentarios

Visitas

Free counters!